®©

Autor: jtamayogoya@gmail.com

 

 

 

Taxonomía

Sinónimos. Variedades. Otras especies.: Véase Índice.

Nombre genérico o género: Donax, del griego dónax = caña, nombre dado por Gayo Plinio, Plinio el Viejo, naturalista y procurador imperial romano (23 – 79 d.C.) autor de la obra Naturalis Historia. Nombre específico, epíteto, especie: trunculus, del latín, diminutivo de truncus = troncho, tronchar.

Coquina, término proveniente del occidente andaluz, es la denominación oficial del nombre comercial que establece el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente para esta especie, Donax trunculus. Diferentes denominaciones con que se le conoce en España: coquina en Andalucía; tellina en la C. A. Valencia; tellerina, escopinya francesa, tallarina o tellarina en Cataluña; coquina, cadelucha o navalla/navalliña (no confundir con navaja del género Ensis) en Galicia; tellerina o xarleta en Baleares; y kadeluxa en País Vasco. También se le denomina coquina fina, coquina de arena o coquina truncada. La palabra tellina proviene del griego antiguo τελλίνη. 

Denominaciones en Europa: midhja buzësharrë o tellini, en Albania; gestutzte dreieckmuschel o gestutzte stumpfmuschel, en Alemania; донаксклиновидна черупка,  бяла пясъчна мида, en Bulgaria; kusasta donaks, en Croacia; donaksi, en Eslovenia; telline, flion tronqué, haricot de mer, l’olive de mer, douceron, blanchette, pignon, lavagnon o lagagnon, en Francia; oblong donax (Escocia), abrupt wedge Shell o truncate donax, en Gran Bretaña; kίτρινο κοχύλι, tellínē, telina, fasolaki, xiphydrion o sciphidrion, en Grecia; stompje zaagje, en Holanda; csonkakagyló, en Hungría; tellina, ziga, calcinello, cozzola o arsella, en Italia; conquilha o cadelinha, en Portugal; violetka obecná, en Rep. Checa; донакc обрубленный en Rusia; kum şırlanı, en Turquía. 

Denominaciones en África y Asia: دوناكس ناقِص, ءاتربلا لوللخا تن ب , nombre árabe; 截形斧蛤, en China; ام الخولول, en Egipto; סירה קטומה, en Israel; フランスナミノコ, naminoko, en Japón; ام الخلود, en Líbano; haricot de mer, صدفة, en Marruecos; م الخلول, en Siria; loubya, لوبية, en Túnez; kum şirlanı, en Turquía.

SelloEn ocasiones se utiliza popularmente cualquiera de las denominaciones anteriormente relacionadas para referirse por igual a distintos moluscos bivalvos de la familia Donacidae, como por ejemplo beam clam, wedge clam o donax clam y de la Tellinidae. Foto 2. Curioso es el caso del sello emitido en Senegal en 1988 en el que se muestra un ejemplar de  Donax  tribulus  (http://www.conchology.be/ Guido T. Poppe & Philippe Poppe – Conchology, Inc.) y lo titula como Donax trunculus. Confusión que también se extiende al denominarlo popularmente como a Donax rugosus: sebette, cébète o cébette. 

Etimología de la palabra Coquina. Del latín: Coquinus (coquīna), coquinae (genitivo), de coquĕre (cuocere); còquus (cuòco) y cócus (còco); Coquilhia, de coquille (francés); vocablos todos ellos referidos a cocina (lugar), cocinar (arte) y a cocer (hacer comestible un alimento,…ebullición,…acción de vapor). Liber de Coquina (Libro de cocina) es uno de los libros más antiguos de cocina medieval de Italia, anónimo de comienzos del siglo XIV. De Re Coquinaria, compuesto por diez libros, recopila la cocina de origen patricio de la Roma Imperial, atribuido a Marco Gavio Apicio (siglo I d. C.)

Ajobilla. Real Academia Española (RAE) f. Molusco lamelibranquio, muy común en los mares de España…. El Diccionario Histórico de la Lengua Española registra el nombre científico de Donax trunculus en el artículo «ajobilla» hasta la edición de 1852. A partir de la siguiente edición, de 1869, se eliminan los nombres científicos de los artículos ya que el diccionario académico es un repertorio de lengua general y no una obra especializada.

Coquina del Caribe (*), popularmente denominada chipi-chipi, es una especie de molusco marino comestible, Donax denticulatus (Linnaeus, 1758), que habita en el Atlántico oeste: desde Méjico, Antillas, Caribe, norte de Sudamérica, hasta Brasil. Concha también en forma de cuña; escultura superficial con finas líneas radiales y puntos microscópicos; color variable, en tonos marrón, blanco, beige-amarillo o morado suave, con franjas radiales en tonos más oscuros. Su pesca es artesanal y su consumo local. (*) En ocasiones, con esa denominación también se refiere a Donax striatus (Linnaeus, 1767), otra especie que habita en el Caribe, Antillas sur y Sudamérica norte.

En el este de Norteamérica (desde Nueva York) hasta el Golfo de Méjico (Texas y Méjico) es posible ver ejemplares de Donax variabilis (Say, 1822), conocida como variable coquina, coquina clam o coquina mariposa, moviéndose y “saltando” rápidamente arriba y abajo de la playa con el batir de las olas y los vaivenes de las mareas.

Coquina es, también, una roca sedimentaria de origen bioquímico perteneciente a las rocas calizas. Se forma a partir de conchas y fragmentos de conchas de animales marinos, tales como bivalvos y gasterópodos y de corales, agregados, no consolidados, pobremente cementados. Uno de los usos que tiene es para la alimentación de aves domésticas y de corral, ya que les proporciona un suplemento de calcio, actúa como grit natural, arenilla, ayudando a machacar los alimentos en el estómago y favorece la producción y calidad de los huevos. 

 

Título_Concha...

Se trata de un Molusco, del latín Molluscum, mollis = blando; bivalvo, del latín bis = dos y del latín valva = hoja de puerta.

La clase Bivalvia también ha sido denominada indistintamente, hasta épocas recientes, como: Lamelibranquia, por las branquias en forma de láminas; Pelecípeda, por la forma del pie, parte ventral musculosa del cuerpo de muchas especies, aplanado en forma de hacha; y Acéfala, que carece de cabeza definida. Dithyra, dos valvas, es el nombre con el que Aristóteles clasificó los moluscos bivalvos, basándose en características comunes.

Animal acuático marino de agua salada. Invertebrado, no tiene esqueleto interno. Suspensívoro, se alimenta de materia orgánica y microorganismos en suspensión en el agua. Bentónico, habita íntimamente relacionado con el fondo acuático, salvo en la fase de larva que es pelágico, habita en el mar por encima del fondo.

Foto 1. Cabecera. Ejemplares de la costa de Valencia. España. Mar Mediterráneo. Longitud entre extremo anterior y posterior del individuo más pequeño, 9 mm y 40 mm el del tamaño más grande. ©Jorge C. Tamayo  

Foto 3 Diversas perspectivas de un mismo individuo de la costa de Valencia. España. Mar Mediterráneo. ©Jorge C. Tamayo 

distintas perspectivas.

(Fotos 4 y 5) Sólida, moderadamente convexa, cuneiforme, forma de cuña. Inequilátera, ambos lados del plano umbo-ventral desiguales. Ligeramente inequivalva (valva: cada una de las dos piezas que componen la concha), valvas desiguales ya que el borde dorsal anterior es un poco más alto en la valva izquierda que en la derecha y el margen dorsal de la valva izquierda sobrepasa ligeramente al de la derecha.

(Fotos 4 y 5) Región anterior del margen dorsal, recta e inclinada; la posterior más corta, oblicuamente truncada y algo convexa. Margen anterior, redondeado; el posterior, oblicuo, truncado y con un ángulo ventral; margen ventral, ligeramente convexo, casi paralelo al dorsal y uniformemente crenulado, pequeñas muescas dentadas de poca profundidad que se desvanecen en las extremidades de manera que el margen posterior está prácticamente desprovisto.

Superficie, brillante, lisa, a primera vista, aunque si se examina al microscopio se aprecian estrías concéntricas poco profundas, llamadas líneas del crecimiento, algo más marcadas en la región posterior y finas líneas radiales. Coloración exterior, variable, en diversos tonos de amarillo, beige, marrón, oliva y blanco; con bandas concéntricas y radiales (más o menos acentuadas), en los colores antes reseñados además de violeta. Interior, blanco con áreas, más o menos extendidas, de color violeta o anaranjado; menos frecuente este último color que se desarrolla a partir de la zona umbonar, en cuyo caso es posible que también en el exterior pero en menor extensión.

(Fotos 4 y 5) El umbo, protuberancia dorsal en la que se inicia el crecimiento de la concha, poco saliente y opistogiro, redondeado hacia atrás. En la región dorsal junto al umbo se encuentra la charnela, articulación que evita el deslizamiento lateral, formada por protuberancias (dientes) y huecos (fosetas), en el que los dientes de una valva penetran en las fosetas de la otra. La valva derecha posee dos dientes cardinales y uno lateral anterior y otro posterior apenas marcado, bífido; la izquierda posee dos dientes cardinales divergentes, uno de ellos bífido, y uno lateral anterior poco evidente. Ligamento, estructura cornea membranosa elástica situada en el borde dorsal posterior de la charnela que une las dos valvas, marrón, corto y sobresale al exterior. Lúnula, depresión ovalada en la parte anterior de los umbos, alargada y lanceolada, limitada sobre cada valva por un surco. Escudete, depresión en la parte posterior, ausente.

Foto 4 y 5. Exterior e interior de ambas valvas. Ejemplares de la costa de Valencia. España. Mar Mediterráneo. ©Jorge C. Tamayo 

La concha es una estructura de una importancia adaptativa esencial para la defensa del animal que además sirve como anclaje y soporte de las partes blandas. Es el exoesqueleto o esqueleto externo del molusco. Está formada por dos partes articuladas, valvas, (Fotos 4 y 5). Compuesta por conquiolina, sustancia proteínica orgánica y carbonato de calcio, depósito inorgánico que cristaliza en forma de aragonito y calcita. El calcio lo extraen del alimento que ingiere y es depositado en el manto que lo concentra y lo transforma en cristales formando capas.

La concha la integran, principalmente, tres capas. Las dos primeras compuestas básicamente por calcita y aragonito. La interior, hipostraco o endostraco, formada por una estructura laminar, plana, horizontal, proporcionando un aspecto porcelánico. La intermedia, ostraco o mesostraco, capa dispuesta de forma prismática. Y la exterior, periostraco o ectostraco, compuesta principalmente de conquiolina, fina, brillante, muy adherente, translúcida y amarillenta; capa protectora de las anteriores calcáreas y que protege de la fijación de otros organismos a la concha; puede estar ausenteCapas concha por la acción erosiva del medio marino o cuando está muerto el molusco. Foto 6.  Valva derecha erosionada, sin rastro del periostraco, ostraco visible casi por completo y una pequeña parte del hipostraco (la capa visible por el interior de la valva) al descubierto. Ejemplar de  Valencia. España. Mar Mediterráneo. ©Jorge C. Tamayo 

El contenido....

La concha, las valvas, crecen tanto en superficie como en grosor. No crecen de manera constante, lo hacen según las condiciones ambientales (temperatura, alimento, calidad del agua, etc.). Los moluscos son capaces de reparar la concha si esta resulta dañada, siempre que la parte del manto que está debajo permanezca intacta, no dañada.

La coloración se debe a distintos pigmentos que se fijan a la calcita en el ostraco, principalmente, y también está ligada a las condiciones medioambientales antes mencionadas. Estos pigmentos, melaninas y carotenoides, al ser de naturaleza orgánica, son sensibles a la luz, temperatura, humedad, etc., por lo que son alterables cuando el molusco se encuentra fuera de su hábitat.

Orientación de las valvas (Fotos 4 y 5): apoye la parte exterior de una de las valvas sobre la palma de la mano con el margen anterior, el extremo más redondeado, en dirección a la punta de los dedos y con el umbo, la protuberancia del dorsal superior, en dirección al pulgar, la orientación de esa valva será la misma que la de esa mano.

Órganos internos. El cuerpo, comprimido lateralmente, es de estructura simétrica bilateral, la mayoría de los órganos son dobles. El manto, fina membrana carnosa que cubre el cuerpo, constituido por dos lóbulos simétricos, uno por cada valva, reunidos en el borde dorsal y más o menos libre en el borde ventral, presenta en el borde tres pliegues: el interno desarrolla los músculos que le permite fijar el borde del manto a la concha, formando la línea paleal; el intermedio responsable de las funciones sensoriales y el externo que es el que segrega la concha. La glándula conchífera secreta inicialmente una única concha, se vuelve bivalva a medida que el manto se extiende.

Las impresiones que se aprecian en el interior de las valvas (Fotos 4 y 5) corresponden a la cavidad limitada por el manto, seno paleal o cavidad paleal, profundo espacio entrante en gran medida coalescente ventralmente con la línea del manto o línea paleal que sobrepasa la mitad de la valva, y a las isomiarias, de similar tamaño,  de los músculos dorsales o músculos aductores, anterior y posterior (más apreciable), que se oponen a la acción mecánica del ligamento. Las valvas se cierran por la contracción de ambos músculos, cuando se produce una distensión de esos músculos la acción del ligamento las abre, de ahí que cuando el animal está muerto las valvas están abiertas.

Los músculos retractores de los sifones, inhalante y exhalante (Fotos 7, 8, 9 y 10), prolongaciones del borde del manto con forma de conducto tubular situados en la zona postero-ventral y que pueden alcanzar una longitud similar a la de la concha, son los que los proyectan o retraen, alojándose en la cavidad paleal. Por el inhalante entra el agua portadora de oxígeno y alimento, materia orgánica en suspensión, y por el exhalante elimina los desechos o pseudoheces. Cuando son amputados por el ataque de algún depredador, son capaces de regenerarlos.

El pie (Fotos 7 y 8), otra prolongación o abertura del manto, es un órgano musculoso extensible, aplanado lateralmente, situado en la zona antero-ventral de la masa visceral que cuelga en el interior de la cavidad paleal, tiene la función de excavar para enterrarse en el fondo arenoso. Los músculos pedios son los que extienden, junto con la acumulación de la sangre, o retraen el pie.

Fotos 7 y 8. Detalle de ambos sifones y pie extendidos. Ejemplares de la costa de Sables d’Olonne. Francia. Océano Atlántico. ©Robin Gauff

Sifones y pie.

Fotos 9 y 10. Detalle de sifones y borde del manto. Ejemplares de la costa de Francia. Océano Atlántico. ©Cantabile

Las voluminosas dos branquias eulamelibranquias o ctenidios, las más frecuentes y desarrolladas de los bivalvos, tienen forma de W, que con su continuo flujo de agua desempeñan dos funciones: respiratoria, toman oxígeno y desechan el dióxido de carbono, y nutricia, se nutren de alimentos, los palpos labiales hacen la clasificación alimentaria. Están situadas en la cara interna del manto, a los lados de la masa visceral, a ambos lados del pie.  

La masa visceral, situada en el centro, aloja el aparato digestivo: boca (carente de mandíbulas y junto a esta cavidad los palpos labiales), esófago, estómago, divertículo digestivo  o hepatopáncreas, intestino (gástrico, medio y recto). Sistema circulatorio o vascular sanguíneo, está abierto, es decir que la hemolinfa, la sangre, no se encuentra en vasos definidos durante todo su recorrido por el cuerpo. El corazón, envuelto por el pericardio, fina membrana, rodea al intestino  que a través el recto desemboca en el ano, fenómeno que se conoce como perforación del corazón. Aparato excretor, dos nefridios o pseudoriñones. El sistema nervioso, tres pares de ganglios: dos cerebropleurales, dos pedios y dos viscerales. Órganos sensoriales, distribuidos por el sifón inhalante (principalmente), pie y manto. Aparato reproductor, dos gónadas.

Especie dioica, cada sexo se presenta en individuos diferentes y están representados en proporción bastante similar. No hay copulación. La gónada, se encuentra en la masa visceral, es el órgano reproductor que emite gametos masculinos (espermatozoides) o femeninos (óvulos). Cuando la gónada comienza a desarrollarse el ovario adquiere una coloración violácea-azulada en las hembras, mientras que el testículo del macho es blanquecino.

En la mayoría de los casos, la fecundación es externa, aunque en el caso de las hembras los óvulos también son fecundados en las cavidades supra-branquiales de las hembras. Los huevos incubados se fecundan con los gametos masculinos (espermatozoides) que entran en la cavidad paleal con la corriente de ventilación-agua. Los huevos fecundados son expulsados al agua y al eclosionar generan larvas pelágicas (velígeras) que forman parte del plancton hasta que con el tiempo, ya desarrolladas, se establecen en el fondo.

El desarrollo gonadal comienza a partir de ene-feb. El desove, puesta de huevos, varía en función de la localización, Mediterráneo o Atlántico, comienza a partir de la primavera con el aumento de la temperatura del agua, con una temperatura óptima de 20º, y aunque es relativamente escalonada en el tiempo, destacan dos fases principales: la primavera y el verano (etapa más óptima de marzo a julio) La fase de verano corresponde al final del período la actividad de la gónada que termina a final de otoño, con emisión masiva de gametos en junio-julio y septiembre-octubre. En estos períodos pueden llegar a perder entre el 19% y el 27% de su peso. Desde septiembre-octubre hasta diciembre se produce una fase de reposo gonadal. Se apunta también, otra fase en el verano, con un agrupamiento completa entre Julio y agosto.

Aunque la talla de la primera maduración sexual se establece en el Atlántico entre 12 mm. (machos) y 18 mm. (hembras) y en el Mediterráneo entre 10 mm. (machos) y 13 mm. (hembras), la talla mínima de madurez sexual se establece en su segunda primavera-verano, en 28 mm. de largaría, entre 1’5-2 años vida,  que corresponde con el momento en el que el 50% de los individuos de la población están maduros. Medida esta, superior a la de la talla media de primera captura, 22 mm. de las embarcaciones marisqueras.

Durante los primeros dos meses y medio de vida, primavera-verano, experimentan un rápido crecimiento, y sobre todo en el primer año de vida, al final de cuyo período, la mayoría de los animales alcanzaron la mitad de su tamaño máximo. En otoño-invierno se produce una desaceleración, con lento crecimiento lento e inclusive hasta puede casi detenerse.

En el Mediterráneo, en el que la temperatura del agua rara vez cae por debajo de 12º, las poblaciones tienen un crecimiento más rápido que las del Atlántico, en cuya zona intermareal están expuestos hasta 6º en invierno,  probablemente por la temperatura del agua. Las temperaturas del agua no deben estar por debajo de 5º y no alcanzar los 30º.

Tallas más comunes en el Mediterráneo, entre 25 y 35 mm., excepcionalmente por encima de 50 mm; en el Atlántico, entre 30 y 42 mm., rara vez por encima de 52 mm.

Foto 11. Ejemplar de 44 mm de longitud. Costa de Valencia. Mar Mediterráneo. ©Jorge C. Tamayo 

IMG_1297

Tiempo medio de vida, corto, entre 2-3 años en el Mediterráneo y Atlántico africano y entre 4-5 años en el Atlántico europeo. Se han observado ejemplares de 6 años de vida.

La edad se estima más por los anillos hialinos de la concha que por las estrías o líneas del crecimiento, que con probabilidad coincidan con las estaciones (no con los años) e indican la velocidad del crecimiento.

 

Título_Hábitat....

Su hábitat más característico es la playa abierta de arena fina (diámetro del grano: entre 0’125 y 0’250 mm.) y media (entre 0’25 y 0,50-1 mm.) sometida a hidrodinamismo intenso. En la costa Atlántica, predominantemente en la zona intermareal hasta 5 o 6 m., en la parte del litoral situada entre el nivel máximo y mínimo de la marea alta (pleamar) y de la marea baja (bajamar). En el Mediterráneo, en la zona infralitoral hasta 2 o 3 m., principalmente entre 0,5 y 2,5 m., inmediatamente por debajo de la zona intermareal, en la zona de mayor incidencia del oleaje, en las arenas finas superficiales hasta 3 o 4 m. También es posible encontrar ejemplares hasta unos 15 m. 

Los ejemplares más jóvenes, <25 mm., ocupan generalmente la parte alta de las playas, más a la orilla, mientras que los más adultos, >25 mm., se ubican más alejados de la orilla, entre 2 m. y 6 m. de profundidad (Foto 12).

Foto 12. Evolución en la etapa bentónica. Ejemplares de la costa de Valencia. Mar Mediterráneo. ©Jorge C. Tamayo 

Imagen1

Vive enterrado a poca profundidad, entre 2 y 6 cm. Cuando el oleaje remueve la capa superficial de arena y queda al descubierto vuelve a enterrarse rápidamente para no ser presa de los depredadores. La forma de cuña, delgada por su parte delantera, le permite enterrarse rápidamente. (Fotos 13 a 18)

Fotos 13 a 18. Individuo enterrándose en la arena en la costa de Huelva. España. Océano Atlántico. ©kato.es

Enterrándose...

Distribución. Donax trunculus es posible encontrarlo en gran parte de las costas de treinta y un países del mar Mediterráneo, mar Negro y océano Atlántico, desde la costa de Senegal hasta la del norte de Francia e inclusive en las de Bélgica. También está datada su existencia en las costas de Gran Bretaña e Irlanda, así como en el Mar Rojo (Mapa 1)

Mapa 1. En rojo, zonas con mayor probabilidad de hallarlo; en amarillo, con menor probabilidad. © AquaMaps. www.aquamaps.org

En el caso de España, con presencia destacada al ser un país eminentemente marítimo con 3.000 playas a lo largo de 7.800 km. de longitud de línea de costa peninsular e insular, con fachadas norte y suroeste que se abren  al Océano Atlántico y este y sureste al Mar Mediterráneo. Poca, escasa o esporádica presencia tienen las poblaciones de Donax trunculus en las playas peninsulares de Vizcaya, Guipúzcoa, Santander, Asturias, Pontevedra, Granada, Almería, Murcia, Alicante, Castellón y en las de las provincias insulares de Canarias y Baleares.

La mayoría de las poblaciones en España y en otros muchos países están en franca y alarmante recesión. Hay zonas costeras en las que ya ha sido clasificada como especie rara, amenazada o en peligro de extinción. 

 

Título_pesca...

España es un país eminentemente marítimo, asentado en una península y dos archipiélagos, que cuenta con una prolongada y estrecha plataforma continental que discurre a lo largo de toda la periferia del litoral español a escasa distancia de tierra, y es muy rica en recursos pesqueros.

Pesca Artesanal. El marisqueo, acción y efecto de mariscar, coger marisco, animal marino invertebrado, y especialmente los crustacieos y moluscos comestibles, es una actividad regulada en todos los países por las distintas autoridades gubernamentales y regionales o autonómicas: zonas de pesca, épocas de veda o prohibiciones, días y horarios (en épocas de veraneo y en el resto de los meses), tallas mínimas (biológica y comercial), kg. de captura (en función del arte de pesca utilizado y de los tripulantes por embarcación) y tipos de artes de pesca.

Los sistemas legales de regulación y control sanitario en los distintos países ribereños, desde la extracción y comercialización hasta la distribución y la restauración, garantizan la calidad y continuidad de la especie y el mantenimiento de puestos de trabajo de los mariscadores profesionales. Es legal cuando es ejercida por profesionales autorizados, la realizada por particulares sin la debida licencia es una práctica ilegal. Existe alguna normativa que exige el certificado de cualificación necesario para optar a un permiso de explotación de mariscador a pie y de recursos específicos. 

El arte de pesca más comúnmente utilizado es la draga, más conocido como rastro, rastrillo, gabia (jaula) o gàbies, armazón de acero o hierro que tiene como objeto rastrear, arañar o remover el fondo marino para capturar el molusco que se encuentra en su trayecto durante la maniobra.

Modalidades de artes de pesca empleados en el arte de marisqueo: a pie y desde una embarcación.

> A pie firme. En la costa atlántica, en las horas de bajamar, gracias a la disminución del nivel del agua, las mariscadoras capturan ejemplares adultos de talla comercial con aperos de labranza: pequeñas azadas de pala plana, con rastrillos de mano, hoces o con pequeños cucharones. (Foto 19)

Foto 19. Mariscadoras faenando en la costa de Lugo. España. Océano Atlántico. ©La Voz de Galicia. Pepa Losada.

Mariscadoras.

> También a pie firme con rastro, rastell taladro (en España), rastrello da natante (en Italia), tellinier (en Francia) o ganchorra (en Portugal), gabia o jaula rectangular que en la parte inferior de la cara anterior, que está abierta, hay un peine o pletina con un número determinado de dientes. En la posterior  hay un copo, bolsa  o saco de red, de mayor o menor longitud en el que quedan recogidas las capturas y facilita la salida del sustrato. (Fotos 20 y 21) Este copo también puede estar sujeto a un flotador (Foto 22). En el Delta del Ebro es posible ver a los mariscadores con el copo sujeto a un chaleco de caucho con arneses. Los hay con una canasta en vez del copo. En la costa de Francia es posible verles faenar durante la marea baja con un gran armazón metálico, un gran rastro, con ruedas. (Foto 23)

A ambos lados de la boca del rastro se localizan unas argollas en las que se fija el cinturón o cincho que se dispone alrededor de la cintura del mariscador con la que realiza la fuerza al retroceder. Del armazón o rastro pueden salir a modo de mango, una, dos y hasta tres varas de madera, aluminio o madera y aluminio, coincidentes o unidas entre sí en algún punto, de entre 1’5 m y 2 m de longitud.

En esta modalidad, la fuerza de tracción o arrastre es ejercida por el mariscador metido en el agua hasta el pecho o la cintura, en muchos casos con traje de neopreno. Y consiste en clavar el rastro en el fondo y tirar de él mientras camina hacia atrás a la vez que con el mango se efectúan continuos movimientos de vaivén, acercándoselo y alejándoselo del cuerpo para evitar que quede clavado en el fondo.

En algunas costas se utiliza una pequeña embarcación como medio de transporte hasta la zona de playa en la que mariscar.

Fotos 20 y 21. Mariscadores faenando en la costa de Huelva. España. Océano Atlántico. ©agrodiariohuelva.es

Mariscadores Huelva I

Mariscadores Huelva II

Foto 22. Pescatore pesca telline con un rastrello a Viareggio. Italia. Mar Mediterráneo. ©Il Tirreno.

Pescatore

Foto 23. Pêche de la telline en Baie de Douarnenez. Francia. Océano Atlántico. ©Françoise Perrin

> Con embarcación a motor habitualmente de no más de 9 m., con el barco fondeado, por el sistema de draga  o rastro mecanizado, arrastrado con maquinilla o chigre, motor auxiliar que ejerce la fuerza de tracción. Las dragas o rastros, de dos a cuatro por embarcación, tienen forma de canastilla paralelepípeda y también poseen dos argollas para enganchar los cabos y peines o pletina en su parte anterior inferior. Son rectangulares o curvados en su parte anterior y/o posterior superior. Rastros o armazones, estructuras de hierro de características similares a las anteriormente descritos pero de mayores dimensiones.

El gavilán, potala, rastellot, o ancla muy pesado de dientes muy anchos se larga, se fondea por la popa de la embarcación y se señala su posición con una boya. Una vez fondeada se navega a la vez que se va largando un cable de acero desde el gavilán hasta la maquinilla situada en cubierta, y cuya longitud depende de la profundidad en la que se esté faenando. Una vez largado todo el cable, los rastros se calan por la proa y los cabos, o tiros que los sujetan pasan por las guías situadas en la proa, especie de roldanas, rueda de polea, y fijados a la cornamusa, aparejo con dos extremos encorvados para amarrar cabos. A medida que el motor auxiliar recoge el cable sujeto a la maquinilla se recogen los rastros que están siendo arrastrados.

La necesidad de pescar muy cerca de la costa condiciona a que los barcos solo pueden faenar los días de “buena mar”. Es frecuente verles faenar a 3 m de profundidad. (Fotos 24 y 25)

Foto 24. Barco faenando en la costa de Valencia. España. Mar Mediterráneo. ©Hilario Rodríguez

Barco Mareny San Lorenzo

Foto 25. Barco faenando en la costa de la costa de Málaga. España. Mar Mediterráneo. María Gallardo. ©diariosur.es

Barco Málaga

En todos los casos se efectúan cribas para desechar los individuos que no alcanzan la talla mínima, conchas-valvas de bivalvos muertos así como ejemplares vivos de otras especies. Las cribadoras de los barcos tienen unos orificios de 14 mm de diámetro que selecciona ejemplares de más de 24 mm de longitud.

Un estudio realizado sostiene que la tasa de captura comercial es muy alta, entre el 70% y 97%, correspondiendo la mayoría de los descartes a ejemplares sin dañar de la misma especie pero de pequeña talla. La mayoría de los individuos descartados no presentan daño, en torno al 85%, mientras que el 12% tienen daño severo y el 3% daño intermedio.

Esta actividad pesquera se realiza en zonas marítimas cuyas aguas están clasificadas por los organismos de control competentes de salud. En España las capturas en aguas clasificadas como “A” pueden ir directamente al consumo humano. Las de las zonas “B” solo podrán comercializarse tras un tratamiento en un centro de depuración, de modo que cumplan las normas sanitarias exigidas en las zonas de clase A. Las de las zonas “C” solo podrán comercializarse tras un tratamiento en un centro de depuración y reinstalación más prolongado, de modo que cumplan las normas sanitarias exigidas en las zonas de clase A.  

Hay zonas en las que las embarcaciones autorizadas deben llevar instalado un dispositivo de localización e identificación vía satélite, denominado “caja verde”.

Dado que la legislación varía de una Comunidad Autónoma a otra y de un país a otro, hay zonas en las se autoriza a que los barcos efectúan el arrastre, la fuerza de tracción, con el motor principal de la embarcación. Los rastros tienen líneas más redondas y son más pesados. La maniobra se realiza disminuyendo bruscamente las revoluciones del motor, de forma intermitente, “a tirones”. Los rastros son izados con la ayuda de la maquinilla.

Esta última modalidad tiene detractores porque temen que se esquilman los caladeros, dejan dañado el fondo y provocan que los precios bajen porque muchos ejemplares mueren a causa del sistema de recogida. Hay mariscadores que también vienen denunciando la captura ilegal de coquina por parte de embarcaciones, tanto de rastro remolcado como de draga hidráulica.

 En algún puerto es posible contratar la actividad turística de compartir, de manera muy directa y personal, una jornada con un mariscador profesional en una pequeña embarcación cerca de la costa.

Zonas costeras a destacar con mayor actividad marisquera de Donax trunculus en década reciente en España (Mapa 2):

  •  Galicia. En el litoral de las Rías Altas. O Vicedo, en Lugo. En A Coruña norte y oeste: O Barqueiro, Espasante, Cariño, Cedeira, Corcubion, O Pindo y Lira.
  •  Andalucía. En el Golfo de Cádiz. En el Atlántico: Isla Cristina y Punta Umbría, en Huelva. San Lúcar de Barrameda y Puerto de Sata María, en Cádiz. En el Mediterráneo: Algeciras y La línea, en Cádiz. Marbella, Fuengirola, Málaga y Caleta de Vélez, en Málaga. En décadas anteriores, en diversos puertos y playas de Almería.
  •  Comunidad Valenciana. Al sur del Golfo de Valencia, desde el puerto de Valencia hasta Oliva: Gandía, Cullera, El Perelló y Pinedo-Valencia, en Valencia.  En décadas anteriores, en diversos puertos y playas de Alicante.
  •  Cataluña. En el Delta del Ebro/Delta de L’Ebre: San Carles de la Rápita, Deltebre y L’Ampolla, y Segur de Calafell, en Tarragona. Vilanova i la Geltrú, Barcelona y Mataró, en Barcelona. Blanes y Roses, en Girona.                                                                                                                                                       Mapa 2 

En las lonjas de muchos puertos está considerada como una especie recurso debido a su elevada cotización, siendo uno de los mariscos con mayor valor económico por kg. En algunas playas en las que se marisquea la vigilancia no cesa en el entorno del arenal, por temor a la incursión de furtivos. El personal contratado a través de la cofradía supervisa la zona y las profesionales refuerzan el control. 

La tendencia del total kg. capturados desde 1999 hasta 2014 en España está claramente en recesión. Aunque en 2015 hubo un pequeño repunte con respecto a 2014 y 2013, las informaciones publicadas en años posteriores siguen evidenciando una tendencia decreciente. Gráficos 1 y 2 

Capturas I

Capturas II I

En muchos puertos se están reduciendo los cupos de capturas y se efectúan paros biológicos, ya que los estudios y la tendencia de capturas muestran un claro retroceso poblacional. Hay que reseñar que cada vez hay mas zonas costeras en las que se mariscaba, en mayor o menor medida, pero que desde mediados del siglo XX y comienzos del XXI ya no hay producción pesquera de Donax trunculus.

Las principales amenazas que afectan a la pesca en nuestros mares y costas son, entre otras, el cambio climático, la contaminación marina, la sobreexplotación pesquera y la ocupación de la costa por el hombre.

Zonas pesqueras de la FAO en las que se marisca Donax trunculus, Código FAO alfa-3, DXL: 27 (Atlántico Noreste-Nor-Oriental), 34 (Atlántico Centro-Este/Centro-Oriental), 37 (37.1, 37.2, 37,3, Mar Mediterráneo y 37.4, Mar Negro) y en algunas áreas de la 51 (Océano Índico Este. 51.1 Mar Rojo-Canal de Suéz) (Mapa 3) 

 En el Mediterráneo se captura un 80% más de kg. que en el Atlántico, de media.

 La familia Donacidae es la que integra mayor número de especies con producción pesquera en playas de arena alrededor del mundo. Además de Donax trunculus caben reseñar: Donax cuneatus (Linnaeus, 1758) y Donax faba (Gmelin, 1791) de gran distribución en la región Índico-Pacífico, África, Asia y Oceanía; Donax (Plebidonax) deltoides (Lamarck, 1818), popularmente conocido como “pipi”, en la región Índico-Pacífico, Australia (desde Queensland hasta la península de Eyre), Oceanía; Donax denticulatus (Linnaeus, 1758) en el Atlántico Oeste-Central (desde Méjico, Caribe, Antillas, Norte Sur-América hasta Brasil), América; y Donax serra (Röding, 1798) en el Atlántico Sur-Este, África.

Las autoridades de los distintos países sancionan a quienes incumplen la ley al faenar en fechas o lugares prohibidos, pescar ejemplares inmaduros, efectuar más capturas de las permitidas o por capturar y comercializar coquinas infectadas, como por ejemplo en España, con multas de entre 300 eu. y 60.000 eu. o con penas de entre 6 meses y 2 años de prisión.  

Los pescadores furtivos provocan la bajada de precios en el mercado y perjudican la regeneración de las poblaciones yaExcavadora que no efectúan la criba en la playa y no devuelven los ejemplares inmaduros. Además, pueden poner en peligro la salud de los consumidores al mariscar en aguas contaminadas, no autorizadas temporalmente para el marisqueo, capturando individuos infectados con la toxina DSP, Salmonela, o portadoras de bacterias E. Coli, lo que puede provocar diarreas o vómitos a quien los consuma. Foto 26. Telline pesca illegale con ruspa a Anzio. Italia. Mar Mediterráneo. ©You reporter. RCS Digital Ventures. 

Los pescadores ocasionales, “veraneantes”, que los capturan para el consumo propio, ayudan a esquilmar las poblaciones en determinados puntos de la costa. Tanto por las toneladas capturadas como porque al realizarse la extracción muy próxima a la orilla se capturan ejemplares jóvenes que no han cumplido la edad mínima de madurez sexual y reproducción. En Andalucía se realizan campañas de sensibilización con eslóganes como, por ejemplo: “SOS coquinas” o “Si te llevas coquinas, te llevas multa”. Esquema 1. Estimación “por lo bajo” de lo que es una realidad en temporada en nuestras costas. Mariscadores de Huelva cifran en 1 tonelada diaria las capturas ilegales.  

Marisqueo ocasional

   Dado que los bancos de Donax trunclulus están en recesión, cada vez es mayor el interés por desarrollar la producción a través de la Acuicultura, técnica de intervención humana en la cría, cultivo y repoblación de organismos acuáticos, comprendidos peces, moluscos, crustáceos y plantas. Numerosos proyectos se vienen desarrollando en países mediterráneos, como por ejemplo en España y Marruecos.

Aunque se trata de un molusco de alto valor en las lonjas tiene mucho menos peso comercial comparado con otros bivalvos. Gráfico 3

Los estudios genéticos también son escasos y sigue faltando conocimiento de la biología reproductiva. Actualmente se están desarrollando más marcadores moleculares que son herramientas que posibilitan los estudios genéticos necesarios para el análisis de las poblaciones naturales. Afortunadamente, cada vez hay más investigaciones con el objetivo “salvar la coquina de la extinción”

Uno de esos trabajos de investigación, “FUAC ha diseñado una herramienta TIC sencilla y eficaz, a partir de información sobre la biología del recurso marisquero de la RMIP “Ría de Cedeira” y la Reserva de la Biosfera de Doñana, el conocimiento tradicional de las mariscadoras, y el empleo de tecnologías TIC compatibles con el desarrollo de las tareas habituales de los mariscadores, técnicos y gestores.

La estrategia usada se ha basado en la recogida del conocimiento ecológico tradicional (CET) en las pesquerías de coquina en Doñana y Cedeira, y su integración en el conocimiento científico. Para ello generaron espacios de confianza para la transferencia de información entre científicos y mariscadores, realizaron entrevistas dirigidas que han permitido recoger no solo aspectos biológicos sobre el hábitat o la especie sino también aspectos socioeconómicos sobre la gestión, y los sistemas de explotación de los bancos de coquina en ambas localidades, para finalmente trasladar la información significativa a soportes más didácticos (cartografías) y así favorecer la comprensión y la reflexión analítica de dicha información.

Por tanto, el CET se ha sumado a la cartografía del banco natural de coquina de Cedeira y Doñana (SIG), a partir de muestreos biológicos y de la caracterización biométirica,  ambos parámetros obtenidos mediante visión artificial (cámaras de video) y un software, creando una herramienta integrada.”

Otro de esos proyectos, “Plan de Acción y Gestión Sostenible de la coquina (Pagesco) persigue profesionalizar el oficio, elevar la calidad del producto y su proyección internacional, sensibilizar con el medio ambiente al consumidor, mejorar la situación laboral de los marisqueros y fomentar la investigación en Doñana como hábitat de los apreciados bivalvos…El objetivo es doble: mejorar el empleo en el sector y trabajar por la sostenibilidad.”

Es posible identificar a Donax trunculus mediante el procedimiento PCR, técnica utilizada en biología molecular para amplificar el ADN.

Donax trunculus contiene trazas de metales tales como Cadmio, Cobre, Hierro, Manganeso y Zinc. Esta capacidad es útil como bioindicador de la calidad de las aguas marinas y para la detección y prevención de la contaminación del agua.

  Principales depredadores a destacar de origen animal: gasterópodos (como p. ej. el caracol luna, Neverita Josephinia (Foto 27) y como otras especies de la familia Muricidae (Rafinesque, 1815)); malacostráceos (como p. ej. los cangrejos de playa, Portumnus latipes y Liocarcinus vernalis); actinopterygios o peces (como p. ej. la dorada, Sparus aurata; la herrera o mabra, Lithognathus mormyrus; o el lenguado, Solea solea);  aves (piscívoras marinas, como p. ej. la gaviota patiamarilla, Larus michahellis; el correlimos tridáctilo, Calidris alba (Fotos 28 y 29); cefalópodos (como p. ej. el pulpo común, Octopus vulgaris); y asteroideos (como p. ej. la estrella de mar común, Asterias Rubens).

Los sifones y el pie son las partes del cuerpo más expuestas al ataque de los predadores. 

Foto 27. El caracol de luna perfora la concha mediante una sustancia corrosiva que segrega. Introduce su probóscide, órgano en forma de trompa, e inyecta enzimas digestivas para absorber el cuerpo blando del animal. Ejemplar de 24 mm de longitud. Costa de Valencia. Mar Mediterráneo. ©Jorge C. Tamayo


Fotos 28 y 29. Ave migratoria que recorre las playas acompañando con celeridad el vaivén de las olas buscando presas. Matalascañas, Huelva. España. ©Miguel A. Domínguez. www.mad-foto.weebly.com

Imagen1

Las medusas y otros animales marinos que se alimentan de plancton e ingieren larvas y ejemplares muy jóvenes, así como diversas enfermedades son, probablemente, otras de las mayores causas de mortalidad. Se estudia la posibilidad de ‘cultivar’ tellinas hasta que tengan mayor tamaño, con el objetivo de introducirlas en el medio cuando sean menos susceptibles de convertirse en víctimas de estos depredadores.

Concha con pelos 2Cuando parte de la concha permanece mucho tiempo desenterrada es posible que algunos organismos, como por ejemplo pertenecientes a la clase Hidrozoa, se fijen a la misma delatando su posición bajo el sustrato. Foto 30. Ejemplar de la costa de Valencia. España. Mar Mediterráneo. Foto cuadrante izquierdo. ©Jorge C. Tamayo 

  Hay pescadores que lo utilizan, al igual que otros moluscos bivalvos como por ejemplo el berberecho, la navaja, la almeja fina, etc., como cebo para la pesca de doradas, sargos, herreras o mabras, lenguados, etc. Tanto en la modalidad de pesca deportiva en el mar desde la orilla, surfcasting, como de fondo en embarcación. Se puede anzolar, poner anzuelo, con la concha (introduciéndolo dentro) o sin ella, asegurando en ambos casos la carnaza con hilo de lycra. También se utilizan moluscos bivalvos congelados de importación en el surf casting, lo que puede confundir a los “coleccionistas” de conchas que encuentren las valvas en la orilla de la playa.

 

Título_Alimento...

Imagen 1. “Coquinas” Óleo sobre madera. 75 x 145. © Vanesa Millán Cruz. Obra pictórica de gran fuerza visual integrada en el naturalismo, por el realismo y la definición de los detalles.

Óleo

Es un alimento bajo en grasas (entre 0,8 g y 1 g *), colesterol (entre 30 mg y 51 mg *)  y en calorías (entre 74 Kcal ycoquina abierta 82 Kcal *). Con un contenido de proteína animal (proteínas, entre 13 g y 15 g *) de calidad similar al de la leche y los huevos, lo que los convierte en un alimento nutritivo que aporta la mayoría de los aminoácidos esenciales. (* Valores medios por cada 100 gr de porción comestible) No contiene fibras, ni azúcares, aunque si hidratos de carbono (1,22 g *). Minerales: hierro (100 gramos de coquinas aportan la cantidad diaria recomendada en hierro), fósforo, potasio, sodio, calcio y selenio. Vitaminas: especialmente del grupo B y D, destacando las vitaminas B3 y B9 o ácido fólico. No es portador del Anisakis. Foto 31. ©Miguel Ángel Ribes Ripoll  

El porcentaje de agua contenido en un individuo oscila entre el 70% y el 80%, por lo que la porción comestible por cada 100 gr de producto fresco es de 30 gr o 20 gr.

Para poder mantener la sostenibilidad de las poblaciones no se deben adquirir o consumir individuos jóvenes, inmaduros, de menos de 2,5 cm de longitud. Esquema 2

2 euros

Se comercializan y deben ser adquiridas vivas. Las conchas tienen que estar cerradas o entreabiertas y cerrarse al presionarlas con el dedo (reacción motriz). Las rotas deben desecharse. Si no son cocinadas en el día deben ser conservadas en la nevera entre 3º y 5º, envueltas en un paño húmedo. Desde que son capturadas hasta que son adquiridas no deben transcurrir más de 24 h-48 h. Se transportan a las ciudades del interior en cámaras frigoríficas entre 0º y 5º.

Es un marisco muy valorado por la textura, fortaleza y a la vez finura de su carne y por su sabor jugoso y delicado. Es por ello, por lo que puede ser degustado tal cual cuando es recolectado o aderezado con un poco de limón. Una pequeña exquisitez. Detrás de su pequeño tamaño se oculta un sabor pleno de matices.

Muchas son las formas de saborearlas en los numerosos “chiringuitos de playa”, bares y restaurantes de poblaciones costeras y del interior. Y hasta en algún restaurante de la prestigiosa Guía Michelín. Cocinadas en su propio jugo, con aceite de oliva, limón, ajo, perejil y pimienta negra (sin moler). O si se prefiere, en salsa de tomate, salsa verde, salsa de vino (de cualquier tipo). Con cebolla, harina, apio, laurel, zanahoria, pimientos, etc. Con arroz, espaguetis, fideos, couscous, etc. Con pescado, con carne y hasta en croqueta. De cualquier manera, es conveniente que cuando se abran las valvas se retiren inmediatamente del fuego para que no queden secas.

Es conveniente limpiarlas previamente para que suelten la arena que contengan en el interior, para lo cual, se dejan reposar un buen rato en un recipiente ancho (cuenco, bol, cazuela, etc., con o sin colador grande) con agua limpia y un poco de sal. Luego, se sacan del recipiente sin llevarnos la arena depositada en el fondo y vuelta a reposar de nuevo otro rato con agua limpia. En ambos casos, se llena el recipiente con las coquinas-tellinas en el interior a la vez que se remueven un poco.

Al adquirirlas en los establecimientos de alimentación o al consumirlas en bares y restaurantes hay que cerciorarse previamente de la procedencia, de la zona de captura, y de si se trata de un producto fresco = vivo, capturado 24h o 48h antes. De lo contrario, se habrá realizado algún proceso de manipulación, elaboración o conservación previo para alargar la vida del producto hasta 15 días (refrigerado) o hasta 24 meses (congelado): pasteurizado, esterilizado, escaldado o cocido (sometido a ebullición o a la acción del vapor), refrigerado, congelado y envasado al vacío (en cuyo caso, debe conservarse esa misma presentación al comprador y consumidor final).

Si al degustarlas resultan un tanto resecas, insulsas e insípidas, es debido a que no eran frescas = vivas cuando las han cocinado o vendido o que no se han elaborado correctamente.

Tellina búlgaraHay países con poca demanda interna, como por ejemplo Francia, Bulgaria Foto 32. “Tellina del Mar Negro” Una característica son las marcadas líneas concéntricas de colores azul-gris y beige-oliva., Grecia o Turquía, que exportan parte de su producción a otros como España, cuya demanda es superior a la producción u oferta nacional.

Además, hay que tener presente que en España, aunque no es frecuente, también se importan especies congeladas pertenecientes a la familia Tellinoidea procedentes del océano Pacífico (Perú, Chile, Vietnam, etc.) a las que también denominan “coquinas o tellinas”. 

De acuerdo con la legislación nacional y comunitaria, el consumidor final debe obtener mediante el etiquetado, tablilla o cartel del producto, como mínimo, la siguiente información: denominación comercial de la especie, denominación científica de la especie, zona de captura o cría, método de producción/captura, identificación del primer expedidor y presentación. Si es o ha sido congelado, deberá indicarse. La falsificación de la información en el etiquetado se sanciona con multas entre 60.000 € y 300.000 €. Imagen 2. Ejemplo de etiquetado.

Se comercializa en las Lonjas de Pescadores, regentadas por las Cofradías de Pescadores, tradicionalmente mediante el procedimiento de la subasta. Los principales canales de comercialización mayorista son los Mercados Centrales, las Unidades Alimentarias de la red MERCAS y Mayoristas de los distribuidores locales.  

Como se ha señalado anteriormente, el Código FAO alfa-3 para Donax trunculus es, DXL. El código DON corresponde a Donax spp e indica que se trata de varias especies del mismo género. 

Sus cualidades culinarias no son apreciadas por igual a lo largo del Mediterráneo y Atlántico. En España e Italia es en donde son más apreciadas y hay mayor consumo. En épocas pasadas, siglo XIX, en determinadas zonas esta especie estaba considerada como “comida de pobres”, aunque también habían quienes lo consideraban “un marisco finísimo, pequeño y muy gustoso”.

Los restos de Donax trunculus hallados en el Mediterráneo y Atlántico en múltiples yacimientos prehistóricos, Paleolítico, Neolítico y Edad de los Metales, indican que formaba parte desde hace siglos de la alimentación de numerosos pueblos ribereños. Se han hallado restos del Peleolítico Inferior, la etapa más antigua de la historia de la humanidad, la primera etapa de la Edad Antigua de Piedra (entre 2.500.000 y 200. 000 años AC) 

 

   Lista de sinónimos (S), variedades (V) y los correspondientes autores, ordenados cronológicamente: 

  • Donax (Serrula) trunculus (C. N. Linaeus, 1758) S
  • Donax trunculus (C. N. Linnaeus, 1767) S
  • Serrula laevigata (J. H. Chemnitz, 1782) S
  • Donax laevigatus (J. F. Gmelin, 1791) S
  • Donax rubra (W. Turton, 1822) S
  • Donax rhomboideus (J. A. Risso, 1826) S
  • Donace tronquée (H. M. D. Blainville, 1830) S
  • Donax trunculus flaveola (C. Gemmellaro, 1834) S V
  • Donax julianae (I. Krynicki, 1837) S
  • Donax brevis (E. Réquien, 1848) S
  • Donax atlanticus (J. G. Hidalgo, 1867) S
  • Donax bellardii (C.M. Tapparone-Canefri, 1869) S
  • Serrula adriatica (T.A. de M. Monterosato, 1884) S
  • Donax trunculatus (É.A.A. Locard, 1886) S
  • Donax trunculus atlantica (W. Kobelt, 1886) S V
  • Donax trunculus maxima (M.E.J. Bucquoy, P. Dautzenberg & G.F. Dollfus, 1895) S V
  • Donax trunculus ponderosa (M.E.J. Bucquoy, P. Dautzenberg & G.F. Dollfus, 1895) S V
  • Donax trunculus subplana (M.E.J. Bucquoy, P. Dautzenberg & G.F. Dollfus, 1895) S V
  • Donax trunculus fulva (P.M. Pallary, 1938) S V

Casi trescientas especies comparten clasificación con Donax trunculus en la familia taxonómica Donacidae. A continuación se señalan algunas características diferenciadoras de las cuatro especies con caracteres semejantes, de mayor parecido “a simple vista” y proximidad de hábitat, así como las de la propia Donax trunculus:

> Donax trunculus (Linnaeus, 1758) Concha brillante, lisa, a primera vista aunque si se examina al microscopio se aprecian estrías concéntricas poco profundas. Margen ventral crenulado. Presente en el Mediterráneo, mar Negro, mar Rojo y en el océano Atlántico desde la costa de Senegal hasta las costas de Bélgica. Foto 33 ©Natural History Museum Rotterdam.

D. Trunculus

> Donax vittatus (Da Costa, 1778) La parte central de la concha presenta estrías radiales y surcos concéntricos formando una retícula apreciable a la vista y perceptible con la yema del dedo. Margen ventral y área posterior crenulado. Presente en el Atlántico, desde Noruega y Báltico, pasando por las Islas Británicas, hasta Marruecos; también hay referencias en el Mediterráneo occidental. Foto 34 ©Natural History Museum Rotterdam.

D. Vittatus

> Donax semistriatus (Poli, 1791) Superficie de la concha reticulada en la que destacan las estrías concéntricas finas y numerosas en los dos tercios posteriores de la concha, deteniéndose en el frontal anterior, perceptibles al raspar con la uña del dedo en sentido perpendicular al margen ventral. Margen ventral y área posterior crenulado. Presente en el Mediterráneo, mar Negro y en al Atlántico en el sur Portugal y en Marruecos. Foto 35 ©Natural History Museum Rotterdam.

D. Semistriatus...

> Donax venustus (Poli, 1795) Concha lisa y brillante, excepto en la parte posterior en donde se aprecian ranuras concéntricas. Margen ventral y área posterior crenulado. Presente en el Mediterráneo, mar Negro y en al Atlántico en el sur Portugal y en Marruecos. Foto 36 ©Natural History Museum Rotterdam.

D. Venustus

> Donax variegatus (Gmelin, 1791)  Concha de forma más alargada. Superficie lisa. Margen ventral liso. Presente en Atlántico desde las islas Británicas hasta Marruecos y en el Mediterráneo y mar Negro. Foto 37 ©Natural History Museum Rotterdam.

D. Variegatus

Donacilla corneaAunque no es frecuente, también es posible encontrar la Donacilla cornea (Poli, 1791), conocida popularmente como coquina guarrera. No pertenece a la familia Donacidae  sino a la Mesodesmatidae. Más  pequeña que Donax trunculus, presenta una concha con una coloración muy variable, frecuentemente con varias bandas radiales de color. Foto 38 ©Natural History Museum Rotterdam.

 

Todos los enlaces URL que se señalan corresponden a los navegadores web: Internet Explorer o Google Chrome.

———————————————————————————-

¿Algún dato erróneo o en desacuerdo? ¿Alguna aportación, comentario o sugerencia? Por favor, contacta con jtamayogoya@gmail.com

Gracias.

© Prohibido copiar y reproducir fotografías y textos sin la autorización previa de: 

Jorge C. Tamayo Goya, autor y titular de http://coquina-tellina.net